Santo Domingo y los ODS 2030

ODS 1 Fin de la Pobreza. En la Ciudad de Santo Domingo, esta concentrada la mayor parte de la riqueza, el poder económico y político de la República Dominicana. Esto ha provocado una migración masiva de manera irregular del campo a la ciudad, hoy por hoy los capitaleños pobres y vulnerables, cuenta con planes sociales que los ayuda a avanzar. Aunque debido al cambio de administración pública el pasado 16 de agosto 2020, y a los embates del coronavirus a la economía dominicana, muchos de esos planes han ido desapareciendo. Eso, sumado a la inflación interanual 2021, de la República Dominicana (8.23%) superior al promedio de América Latina y Caribe que ascendió a 7.2%.

ODS 2 Hambre Cero. La altura promedio del ser humano del año 1810 al 1980 paso de ser 1.60m a 1.70m. Países como Canadá y Noruega 1.68m a 1.80m. Y todo eso es por alimentarnos más y mejor. Aunque debemos de reconocer que hoy en día más personas mueren por comer demasiado que por comer poco. En muchos paises, comer en exceso se ha convertido en un problema mucho mayor que el hambre. La sal y el azúcar son ahora más peligrosas que la pólvora. Antes de la pandemia, la República Dominicana producía el 86% de sus alimentos consumidos por los dominicanos y las dominicanas. En nuestra ciudad a través de incentivos de programas gubernamentales se ha ido logrando la meta de hambre cero. Aunque por la inflación de los últimos meses, de 364 artículos que tiene la canasta familiar, unos 99 productos (27.2%) han presentado inflación de dos dígitos. Comenzando a generar en la población más vulnerable, una sensación de inseguridad nutricional, fenómeno que se trata de personas que despiertan por la mañana sin saber si tendrán algo que almorzar y que muy a menudo se van con hambre a dormir.

ODS 3 Salud y Bienestar. A principios del Siglo XX, la esperanza global de vida no superaba los cuarenta años, mucha gente moría joven debido a la desnutrición y enfermedades infecciosas. En la República Dominicana3,3 millones dominicanos son hipertensos y el 18% de ellos es diabético. En la ciudad de Santo Domingo, urgen programas de educación y consejería que promuevan la actividad física, mejoren la nutrición o reduzcan el consumo de tabaco, alcohol o drogas. Con mediciones de la presión arterial y del colesterol durante exámenes médicos anuales, y pruebas de detección temprana de enfermedades cardiacas, el cáncer y la diabetes. Se debe crear una política integral de prevención de enfermedades en la ciudad. Por ejemplo, el 70% de las enfermas de cáncer de mama son detectados de forma tardía. Además se debe generar las condiciones para que las personas puedan caminar en las calles, convirtiéndonos en una ciudad con espacios públicos seguros para ejercitarnos y calles con aceras con condiciones. Para mí una Ciudad Sana, es aquella donde podamos caminar, respirar y ejercitarnos en un ambiente sano y seguro. Donde podemos cambiar nuestro nivel de vida sedentario, para así evitar los infartos, cáncer, el estrés y los problemas cardiovasculares.

ODS 4 Educación de calidad. En el año 1800 el 90% de la población no sabía leer y escribir, ahora más del 90% sabe leer y escribir. En nuestra ciudad están las mejores escuelas, colegios, politécnicos y universidades. Si bien es cierto que hay una enorme brecha entre la educación pública y privada, hemos avanzado en tener una educación de calidad. Cada vez más nuestros estudiantes son más competitivos y están preparados para los retos del futuro.

ODS 5 Igualdad de Género. Ha pasado de ser un tema irrelevante para la mayor parte central de la agenda pública, aun así todavía queda un largo camino por recorrer. Aunque las mujeres en Santo Domingo, son mayoría en las universidades, son mayoría en puestos directivos sobretodo de empresas privadas, hay que seguir profundizando para lograr transformaciones hacia la no discriminación y mayor tolerancia a la diversidad. Aunque debo de recoocer que en el último año en el mundo se ha comenzado a hablar de una pandemia sobra. Estas palabras hacen referencia al aumento dramático en el abuso fisico, sexual y emocional contra las mujeres que ha aumentado desde la llegada del covid19. Según un reporte de las Naciones Unidas, 1 de cada 2 mujeres, o sea, la mitad de las mujeres del mundo, reportan que ellas o alguna mujer que ellas conocen, ha sido víctima de violencia en su propia casa desde que comenzó la pandemia. Hay otros importantes analisis que demuestran el gran impacto esto tiene en la economía del mundo. Hace unos años se estimo que el costo global de la violencia contra la mujer era equivalente al 2% del tamaño de la economía mundial. En República Dominicana el pasado año 2021, se registraron 152 feminicidios, siendo la ciudad de Santo Domingo, la tercera ciudad donde más de estos lamentables hechos ocurrieron.

ODS 6 Agua limpia y saneamiento. Actualmente los seres humanos desperdiciamos 8,000,000,000 litros de agua al año pero al mismo tiempo 785,000,000 de personas no tienen acceso al agua. El 65% de los barrios del Distrito Nacional, carece de drenaje pluvial, y presenta deficiencias en el sistema de drenaje y el alcantarillado, por eso el agua que viene del subsuelo está contaminada y provoca olores desagradables en las calles y en nuestros hogares. A esto le añadimos que nuestro sistema de drenaje es obsoleto ya que tiene más de 50 años.  Las familias capitaleñas gastan mucho en camiones tanques de agua, bombas sumergibles y en agua embotellada. Es decir, se gasta más que lo que se paga por el servicio público del agua. Además, en muchos edificios por el acelerado crecimiento vertical de la ciudad, los pozos sépticos y las aguas limpias están prácticamente juntos lo que genera mal olor del agua y contaminación en los hogares. Crear un fondo de agua para tener agua potable debe ser un compromiso todos los actores para evitar que los ciudadanos caigan en los próximo años en un estrés hídrico producto a la escasez de agua.

ODS 7 Energía Asequible y no contaminante. Cada vez más personas tienen acceso a electricidad. No obstante, es necesario acelerar el ritmo de crecimiento de las energías renovables. Las autoridades de la ciudad de Santo Domingo, deben hacer la transición a energías verdes de todo el alumbrado público de la ciudad, así como también, cambiar la flotilla de vehículos del ayuntamiento. Desde el gobierno central se debe abrir la categoría de Bonos Sociales y Sostenibles en el mercado público de valores del país para invertir en proyectos. Lamentablemente en la pasada cumbre COP 26 en américa latina solo dos países Chile y ecuador, firmaron el compromiso de acelerar la transición energética verde.

ODS 8 Trabajo decente y crecimiento económico. Los derechos de los trabajadores han mejorado gracias a  nuevas legislaciones y a la OIT, las jornadas laborales se han reducido y el crecimiento económico se ha disparado países como Alemania trabajan ya menos de 1,800 horas al año. En el siglo pasado se trabajaba hasta 3,000 horas año. Cada vez más a pesar de los bajos salarios que aún persisten, se trabaja en mejores ambientes laborales, con más derechos, y con oportunidades de crecimiento y ascenso social para los trabajadores capitaleños. Aunque producto de la pandamia según datos de la OIT , la américas perdieron en 2020, más de 50,000,000 de empleos, siendo los más afectados los paises caribeños. La baja productividad laboral y la fuga de cerebros son un grave problema para nuestra ciudad, sobre todo en los más jóvenes. Tenemos que cambiar la fuga de cerebros por flujo de cerebros con oportunidades en las empresas locales con salarios dignos.

ODS 09  Industria, innovación e infraestructura. La innovación tecnológica crece y se populariza a gran velocidad. La República tiene más de 60% de sus ciudadanos conectados a la red y en Santo Domingo más del 89% están conectados, mientras que la media mundial es de solo un 42%. Actualmente somos la capital con los edificios más grandes del caribe y centro américa. Y hasta contamos con dos líneas de transporte masivo metro.

ODS 10 Reducción de las Desigualdades. La desigualdad se ha reducido en los últimos 100 años, pero los países ricos están viviendo un cambio de tendencia desde el año 1980. América latina sigue una tendencia hacia la igualdad de ingresos y Santo Domingo no es la excepción. Las desigualdades también están aumentando para las poblaciones vulnerables en países con sistemas sanitarios más deficientes y en países que se enfrentan a crisis humanitarias existentes. Los refugiados y los migrantes, así como los pueblos indígenas, los ancianos, las personas con discapacidad y los niños se encuentran especialmente en riesgo de ser excluidos. Además, el discurso de odio dirigido a los grupos vulnerables está en aumento en muchos paises. (ONU, 2021)

ODS 11 Ciudades y comunidades sostenibles. La población mundial tiende a vivir en áreas urbanas, lo cual supone grandes retos sobre la contaminación, gestión de residuos, consumo de agua y gestión de transporte. En estos momentos no hay una política integral de sostenibilidad en la ciudad de Santo Domingo. Más de la mitad de la población mundial vive hoy en zonas urbanas. No es posible lograr un desarrollo sostenible sin transformar radicalmente la forma en que construimos y administramos los espacios urbanos. El rápido crecimiento de las urbes en el mundo en desarrollo como resultado de la creciente población y del incremento en la migración ha provocado un incremento explosivo de las mega urbes, especialmente en el mundo desarrollado, y los barrios marginales se están convirtiendo en una característica más significativa de la vida urbana.  (PUND, 2021).

ODS 12 Producción y consumo responsable. Cada año el mundo genera más de 2 mil millones de toneladas de desperdicios sólidos. El banco mundial estima que para en año 2050, esa cifra aumentará un 70%. En la ciudad de Santo Domingo, hay más desechos por personas que en ninguna otra ciudad del caribe. La huella ambiental per capita aumenta constantemente. Se debe crear conciencia para repensar el futuro. Para lograr crecimiento económico y desarrollo sostenible, es urgente reducir la huella ecológica mediante un cambio en los métodos de producción y consumo de bienes y recursos. La agricultura es el principal consumidor de agua en el mundo y el riego representa hoy casi el 70% de toda el agua dulce disponible para el consumo humano. La gestión eficiente de los recursos naturales compartidos y la forma en que se eliminan los desechos tóxicos y los contaminantes son vitales para lograr este objetivo. También es importante instar a las industrias, los negocios y los consumidores a reciclar y reducir los desechos, como asimismo apoyar a los países en desarrollo a avanzar hacia patrones sostenibles de consumo para 2030. (PUND, 2021),

ODS 13 Acción por el Clima. Una calle sin árboles es una calle incompleta. Plantar árboles para absorber dióxido de carbono de la atmosfera aunque en principio parece una idea sencilla, se trata de una captura de carbono barata que no requiere tecnología. Un árbol en cuarenta años puede capturar cuatro toneladas de C02. En Santo Domingo, por el gran crecimiento vertical se ha cortado gran parte de la capa verde, la pérdida del verdor ha incrementado en dos grados su temperatura. Por eso es urgente recuperar el arbolado urbano. Además, no existen programas para la reducción del uso de plástico. Desde mi punto de vista queda demasiado por hacer y tenemos que comenzar inmediatamente.

ODS 14 Vida Submarina. La acumulación de plástico en los océanos, pone en riesgo la vida marina. Hace varios años las costas de Santo Domingo fueron tendencias a nivel mundial por el gran cumulo de plásticos en estas. Realmente no basta con hacer jornadas de limpieza cada vez que está sucia, más bien se trata de limpiar las mentes y tener consciencia ciudadana. Además, a pesar de que nuestra ciudad esta al frente del mar caribe, no tenemos una pesca sostenible.

ODS 15 Vida de ecosistema terrestres. En nuestra ciudad se siguen destruyendo los ecosistemas terrestres ante la indiferencia de las autoridades. Urge una gobernanza ambiental. La vida humana depende de la tierra tanto como del océano para su sustento y subsistencia. La flora provee el 80% de la alimentación humana y la agricultura representa un recurso económico y un medio de desarrollo importante. A su vez, los bosques cubren el 30% de la superficie terrestre, proveen hábitats cruciales a millones de especies y son fuente importante de aire limpio y agua. Además, son fundamentales para combatir el cambio climático. (PNUD, s.f.)

ODS 16 Paz, justicia e instituciones sólidas. La democracia se ha extendido, ofreciendo mayores derechos y libertades a gran parte de la población mundial. No obstante, la corrupción y la libertad de expresión siguen generando preocupación en nuestra ciudad. Pero gracias a la tecnología y a la transparencia de los procesos del Estado, cada vez más se fortalecen las instituciones, elimándose las prácticas corruptas y la impunidad.

ODS 17 Alianzas para objetivos. Las ciudades están tomando consciencia de la necesidad de aunar esfuerzos para mejorar el mundo. Y hoy más que nunca hay que darle un empuje desde lo local a los ODS, entendiendo que todo nace en las ciudades. Hoy por hoy, algunos de los ODS han avazando y otros estan muy por debajo de lo que deberian de estar.

Los ODS que tratan de temas ambientales van bastante mal en Santo Domingo, podemos decir que en los últimos años hemos crecido a costa del medio ambiente. Es tiempo de accionar a favor de un mundo y una ciudad más verde y más sostenible.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.